Una trampa mortal | Columnistas | El Diario de la República
Columnistas | 26-06-2017 | 12:11 |

Una trampa mortal

Por Gabriel Maldonado
  • Imprimir
  • Enviar
  • +-Texto
  • Compartir
  • Facebook

La zona en la que volcó el micro que dejó 15 muertos en el sur mendocino encierra un peligro inmenso en la ruta nacional 144, que une la ciudad de San Rafael con Malargüe. Sobre todo para quienes cumplen con una de estas dos condiciones: desconocen el terreno, o son imprudentes. Aquel conductor que reúna las dos, estará tentando a la suerte. O a la muerte.

Accidente en Mendoza

La Cuesta de los Terneros está a unos 30 kilómetros de San Rafael, y es paso obligado para quienes cruzan desde la cabecera del sur de Mendoza hacia Chile por el Paso Pehuenche.

El tramo tiene unas diez curvas y contracurvas muy pronunciadas. Serpentea por el Cañón del Atuel entre sierras de baja altura. En el punto más alto de la Cuesta se llega a los 1.235 metros sobre el nivel del mar. Es una trepada importante. Y el camino, en subida hacia Malargüe o Las Leñas, es transitable con precaución, ya que pese a que el asfalto está en muy buen estado, lo angosto del camino elimina la chance de sobrepasos y obliga a estar atento al paso de camiones y colectivos de gran porte.

El peligro aparece en el sentido contrario, cuando se desciende hacia San Rafael, como hacía el colectivo que llevaba los chicos de la academia “Soul Dance Studio”. La Cuesta se transforma en la Bajada de los Terneros: un descenso veloz, peligroso y traicionero, agazapado para atrapar en su red al incauto y a quienes se ufanan de su estúpido culto a la velocidad.

Y la primera curva, que dobla a la izquierda, es tremenda: en plena bajada aparece un muro de roca que obliga a maniobrar rápido para no estamparse con la sierra. Y de allí en adelante, serán dos o tres kilómetros de ruta que, si en subida era de cuidado, en bajada no da chances. Imposible pasar a más de 50 kilómetros por hora.

A plena luz del día, con buena visibilidad, ese tramo de la ruta 144 es muy complicado. De noche es una inyección de adrenalina, pero también una segura posibilidad de tutearse con la muerte.

¿Te gustó la nota?

MAS LEIDAS